En Kō utilizamos materiales naturales y sintéticos, somos apasionadas de los aceites esenciales, nos fascinan sus aromas: suaves, intensos, florales, frutales, especiados, o herbales, todas las posibilidades que concibe la naturaleza. También creemos en sus beneficios, relajantes, estimulantes, energizantes, y muchos otros más. Por esta razón, los incluimos en nuestras creaciones, en cantidades ideales que nos permiten obtener aromas naturales y llenar de armonía tus entornos, a la vez que tú aprovechas sus propiedades y beneficios. La incorporación de los aromas sintéticos la hacemos para encontrar un equilibrio en los aromas que te ofrecemos, mejorar el desempeño de las fragancias, y un par de razones en cuanto a seguridad y el uso responsable de los recursos naturales, las cuales te explicamos a continuación.

La razón mas importante, es que seguimos las recomendaciones de las guías y estándares de la IFRA (International Fragance Association), las cuales abogan por el uso seguro de los materiales utilizados en las fragancias tanto para las personas como para el medio ambiente, y por esta razón hay algunos aceites esenciales que no podemos emplear, pues están prohibidos o restringidos por estas guías debido a su toxicidad o por el daño que se causa a la especie cuando se extrae. Estas guías también nos indican la forma segura de utilizar los materiales sintéticos, porque al igual que los aceites esenciales, no todos están permitidos, y nos recomiendan las concentraciones de uso de los mismos.

También somos una empresa sustentable y promovemos el buen uso de los recursos naturales, y debido a la industrialización de la extracción de los aceites esenciales existen dos factores que pueden producir alteraciones ambientales: la agricultura extensiva y la extracción de las especies de su medio natural. Un aceite esencial, como su propio nombre lo indica, constituye una parte intrínseca de la planta, pero para extraer una sola gota de dicho aceite se requieren, en proporción, grandes cantidades de material vegetal. Para algunas especies es viable la implementación de su cultivo agrícola, lo cual involucra el uso de recursos naturales como tierra, agua, y la aplicación de abonos, plaguicidas, etc. Por el contrario, hay especies que se extraen del medio natural (ya que no es posible establecer su cultivo) y con el actual incremento de la demanda de aceites esenciales, también ha aumentado la extracción de algunas de estas especies, en algunos casos, poniéndolas en riesgo y causando algún grado de amenaza para la conservación de las mismas.

Queremos recalcar que el hecho que un material sea sintético no quiere decir que sea nocivo para la salud o el medio ambiente, de hecho muchas moléculas sintéticas son iguales a sus pares en la naturaleza, inclusive, en algunos casos las moléculas sintéticas pueden llegar a ser más seguras que utilizar la fuente natural que la contiene, siempre y cuando se utilice de forma segura y en las concentraciones adecuadas, ya decía sabiamente el médico y químico suizo Paracelso: “Nada es veneno, todo es veneno, la diferencia está en la dosis”.

Finalmente, gracias al balance entre los materiales sintéticos y naturales, podemos ofrecerte un producto con un excelente desempeño, aromas naturales y a un precio competitivo.

…algo de historia de los perfumes

Desde los primeros tiempos, las personas han sentido una atracción especial hacia las fragancias, en un comienzo utilizaban flores y hierbas para aromatizar el agua de los baños y untarse en la piel mediante ungüentos. Los primeros perfumes se crearon en un aura llena de misterio y magia, con materiales que inspiraron a muchos, y que se guardaban como pociones mágicas, fórmulas secretas de unos pocos. Los alquimistas en búsqueda de la “quinta eseantia” descubrieron la forma de extraer los aromas de las plantas mediante la destilación, y los hicieron disponibles en mayores cantidades, mayor variedad y mejor calidad, una puerta abierta para la creatividad de los perfumistas. El siglo XIX trajo consigo la era de los materiales sintéticos, pero no fue sino hasta finales de este siglo que se empezaron a emplear en los perfumes, lo que permitió a los perfumistas expandir una vez más la paleta de olores mas allá de los aromas extraídos de fuentes naturales, creando aromas completamente nuevos y con un mejor desempeño. Actualmente, un perfume puede contener hasta un 80% o más de materiales sintéticos.


Con nuestro aromas podrás llenar de armonía todos tus espacios

close

¿Te dejarías consentir?

Regístrate y podrás enterarte de nuevas formas de llevar armonía a tus espacios, ¡además te consentiremos con detalles y ofertas exclusivas!

Prometemos enviar contenido valioso. Solo te enviaremos correos si nos confirmas tu suscripción. Lee nuestra política de privacidad para más información.